cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Así es la lucha por la igualdad de la mujer en internet

Pe_Jazztel
Community Manager

Así es la lucha por la igualdad de la mujer en internet

diamujer.jpg

 

 

Internet revolucionó la forma de comunicarse. Cualquiera puede participar en la red, no importa su jerarquía social o capacidad económica, por lo que el intercambio de opiniones es horizontal e igualitario.

 

Como consecuencia, el ciberespacio se ha convertido en un importante escenario para las reivindicaciones sociales, también en relación con los derechos de la mujer. Aunque, precisamente por ser un lugar abierto a todos, es posible encontrar en él comportamientos machistas y discriminatorios.

 

Los problemas de la mujer en la red

 

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se hace imprescindible hablar de problemas como la segunda brecha digital. Es una traslación de la desigualdad analógica al ámbito online, referido al acceso a las nuevas tecnologías y a los estudios y trabajos del sector de las tecnologías de la información y la comunicación. Se reproducen estereotipos marcados por barreras culturales y sociales, y requiere la implicación de las instituciones para establecer planes efectivos que acaben con esa marginación.

 

Asimismo, es revelador el informe que Amnistía Internacional publicó en 2018: ‘#Toxic Twitter: Violencia y abuso online contra la mujer’, en el que el 23% de las encuestadas declaró haber sufrido abusos o acoso en la red. Son acciones que tratan de intimidar y degradar a la mujer, sin otro objetivo que limitar su derecho a expresarse libremente, llevándola a la autocensura sobre ciertos temas o, directamente, a abandonar las redes sociales.

 

Para frenar estas actitudes, han surgido asociaciones como Stop Violencia de Género Digital, que ayuda a víctimas de ciberacoso y otros delitos informáticos utilizando el protocolo DIPE:

  • Detectar el ciberdelito.
  • Identificar la procedencia.
  • Proteger los dispositivos.
  • Educar a la víctima para evitar más ataques.

Internet como arma

 

diamujer2.jpg

 

 

Por otro lado, las redes sociales han sido cruciales para difundir movimientos revolucionarios como el #metoo. El hashtag que se hizo popular a raíz de las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein animó a muchas féminas a denunciar públicamente agresiones machistas. Dos años después, un estudio revelaba que, a raíz de esta campaña, más de la mitad de los solteros había cambiado su forma de actuar con las mujeres.

 

Otro ejemplo a destacar es la acción iniciada por The Representation Project en 2014 que se encarga de denunciar publicidad sexista. A través del hashtag #NotBuyingIt y una app con el mismo nombre, anima a los usuarios a sacar a la palestra a marcas que hacen un uso sexual y ofensivo de la figura femenina y boicotear sus productos.

 

Webs a tener en cuenta

 

El feminismo tiene mucha fuerza en internet, un espacio idóneo para crear comunidad. El movimiento se sirve de webs como Wikimujeres, enciclopedia virtual que recoge el trabajo de las mujeres olvidadas por la historia, y Mujeresenred, un periódico online que trata todo tipo de temas culturales, educativos, económicos y sociales desde la perspectiva de la paridad.

 

También es destacable el trabajo de la Asociación E-mujeres, cuyo objetivo es fomentar el uso de las nuevas tecnologías entre mujeres, y de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), que apela a la población masculina para que tome conciencia sobre el machismo.

 

El respeto a la mujer en internet

 

Por último, una serie de consejos para evitar situaciones de segregación en la red. Para ello se pueden trasladar las reglas de la netiqueta al ámbito de la igualdad de género:

  • Buena educación: tratar al interlocutor con respeto. En el caso de la mujer, no usar un lenguaje sexista, ni vejatorio; ni diferenciar por razón de género.
  • Ambiente sano: no promover actos ni conversaciones abusivas sobre el género femenino.
  • Respetar la privacidad: nunca publicar o compartir imágenes o datos que atenten contra la intimidad de una mujer.

No se trata solo de no participar en acciones discriminatorias, sino, en la medida de posible, denunciarlas. Porque la lucha en favor de la igualdad es una lucha colectiva.

 

Por Noelia Martínez

Imágenes | Jamie Street, Sam Manns on Unsplash