cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Cómo elegir una buena conexión de fibra

Pe_Jazztel
Community Manager

Cómo elegir una buena conexión de fibra

elegirbuenaconexiónfibra.jpg

 

 

Aunque la velocidad es el principal factor en el que se fijan los usuarios a la hora de escoger una conexión de fibra, este no debería ser el único. En este sentido, también conviene observar otras características como la latencia de la red o su precio, ya que en ambos casos serán determinantes para disfrutar de la mejor conexión.

 

Las conexiones de fibra óptica alcanzan un total del 91% de la extensión del territorio nacional. De hecho, este tipo de líneas ya suponen más de un 50% del total de conexiones de banda ancha fija comercializadas en España en 2020, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

 

A diferencia de las conexiones ADSL, que están quedando en desuso, las conexiones de fibra permiten velocidades muy altas, de hasta 1 Gbps, con una mayor estabilidad, ya que los cables de fibra no sufren interferencias por estar lejos del servidor central, lo que supone menos cortes y una velocidad de navegación real, por muy lejos que te encuentres de la centralita.

 

Además, la cantidad de megas de navegación es constante y resulta mucho más sencillo de instalar, ya que los cables son más flexibles y ligeros, por lo que se pueden adaptar muy fácilmente a los hogares. Por último, en caso de tener una avería es posible detectar a distancia dónde se encuentra el problema, sin tener que acceder a la vivienda o realizar una obra para solucionarla.

¿Cómo escoger la mejor conexión de fibra?

elegirbuenaconexiónfibra2.jpg

 

En primer lugar, a la hora de escoger una línea de fibra óptica para tu casa o para el trabajo, deberías fijarte en que se trate de una conexión simétrica. Es decir que, si contratas 300 Mb de navegación, tienes que disponer de la misma velocidad para subir archivos y para descargarlos.

 

Otro factor que no deberías pasar por alto es el compromiso de permanencia. Este factor, aunque no influye en el uso que le vas a dar a la conexión, sí que determinará el tiempo que pasará antes de que puedas cambiarla. En este sentido, lo más habitual es que te encuentres con compromisos de permanencia de 12 meses y si te das de baja antes, tendrás que abonar una penalización.

 

En cuanto a la velocidad, la conexión de fibra óptica más básica que suelen ofrecer las operadoras es de 100 Mb, suficiente para cualquier hogar medio, con varios dispositivos conectados a internet, ya sea trabajando o disfrutando de contenidos en streaming. Por otra parte, la mayoría de compañías también ofrece una segunda opción con más velocidad, que podríamos llamar “prémium”, y que es de 600 Mb y será la más adecuada para casas con un consumo de internet muy alto o para empresas. En Jazztel podrás encontrar ofertas de 100 y 600 Mb de fibra simétrica, lo que te asegura la mejor velocidad para tus videollamadas, así como para el consumo de contenidos en streaming, jugar en la red o trabajar.

 

Algunas operadoras ofrecen conexiones superiores, de hasta 1 Gbps, aunque por el momento esta es una opción muy reducida en cuanto a ofertas, así como una de las más caras.

 

Además de la velocidad, es importante fijarse en las opiniones de los usuarios y la información que puedan facilitar sobre la estabilidad de la línea, la velocidad de esta, los cortes y caídas de cobertura que pueda sufrir, así como el trato de los agentes de atención al cliente y de la respuesta del equipo técnico ante averías y problemas.

 

Por último, también deberías tener en cuenta la instalación, configuración y cuota de la línea. En este sentido, las líneas de fibra óptica de Jazztel incluyen estos tres conceptos de forma gratuita en el precio de la línea contratada, por lo que no tendrás que pagar nada más.

 

Por Jaume Vicent

Imágenes | Imagen de Bruno/Germany en Pixabay, PawinG en Pixabay.