cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

¿Está siendo espiado mi móvil?

Highlighted
Community Manager

¿Está siendo espiado mi móvil?

espiamovil.jpg

 

Nuestra seguridad y privacidad cada vez se ven más amenazadas. Consecuentemente, aumenta el número de personas que, ante un comportamiento raro de sus teléfonos móviles (la batería dura menos de lo normal, hay un mayor consumo de datos, desaparecen contactos de la agenda, llegan mensajes extraños...), acaban pensando que están siendo espiados.

 

No es fácil hacerlo y, como señalan desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), lo habitual es que ese mal funcionamiento del terminal se deba, no tanto a una intrusión, sino más bien al malware (virus, troyanos...) con el que los ciberdelincuentes intentan robarnos información personal, credenciales o información financiera para conseguir dinero.

 

Como asegura la OSI, monitorizar la línea telefónica es “complejo y caro, ya que hay que ‘romper’ la seguridad de las comunicaciones”, y eso solo está al alcance de instituciones como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que logran escuchar el contenido de determinadas conversaciones en virtud de una orden judicial y con la ayuda de los operadores de telefonía.

 

Sin embargo, monitorizar las comunicaciones de datos (correo electrónico, WhatsApp, redes sociales, etc.) es “más sencillo”, advierte este organismo público. En los smartphones, las funciones están bajo un sistema operativo y, si se instala la "aplicación adecuada", puede ser fácil espiarlos. Esto se puede hacer de tres formas:

 

  • Enviando un virus por correo electrónico, redes sociales o mensajería instantánea, camuflado de otra cosa (fichero adjunto), para que el usuario lo abra y lo instale.
  • Engañando al usuario para que entre a una página y descargue una aplicación que simula ser lo que no es.
  • Teniendo acceso físico al teléfono e instalando la aplicación directamente.

¿Cómo puedo limpiar el dispositivo?

“Conocer realmente si un dispositivo (móvil o PC) ha sufrido una intrusión para instalar algún software de espionaje implica unos costes tan elevados, tanto en tiempo como en dinero, que solamente grandes compañías u organizaciones gubernamentales los pueden asumir”, apunta la OSI. Pero entonces, ¿qué podemos hacer si desconocemos el alcance real de los problemas que estamos teniendo con nuestro teléfono e incluso sospechamos que puede estar siendo rastreado? Desde la OSI recomiendan:

 

  • Hacer copias de seguridad de contactos, imágenes y vídeos, documentos, aplicaciones o favoritos del navegador, y retirar del terminal las tarjetas extraíbles.

 

  • Modificar las contraseñas de acceso a los servicios de internet desde otro dispositivo (si lo hacemos desde el nuestro y nos están espiando, sabrán también las nuevas). Así, debemos cambiar las contraseñas de la cuenta asociada al dispositivo; de las cuentas asociadas a cada servicio al que accedamos desde el móvil comprometido (gestores de contraseñas, banco, Facebook, Twitter, etc.); así como modificar las claves de acceso a los servicios que, aunque no usemos desde el móvil, tengan las mismas contraseñas.

 

  • Eliminar aplicaciones no imprescindibles desde Apple Store y Google Play, pues pueden haber sido las que nos hayan infectado.

 

Una vez realizados los pasos anteriores, deberemos restablecer el terminal: “restablecer datos de fábrica” en Android y “Borrar contenido y ajustes” en iOS.

 

Finalmente, recalca la OSI, habrá que instalar un antivirus (si es Android, Conan mobile es una app gratuita del Incibe que permite conocer el estado de seguridad del dispositivo). A continuación, restauraremos los datos desde las copias de seguridad e instalaremos las aplicaciones que vayamos necesitando. Eso sí, asegurándonos de que todas las apps son descargadas de las tiendas y webs oficiales.

 

Que tengamos el móvil pinchado no es algo habitual, pero, si después de formatear el terminal todo sigue igual, lo más recomendable y drástico sería cambiar de móvil para evitar intrusiones.

 

Por Patricia M. Liceras

 

Imagen | Mika Baumeister (Unsplash)