cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Las siete claves que han revolucionado la forma en la que vemos la televisión

Highlighted
Community Manager

Las siete claves que han revolucionado la forma en la que vemos la televisión

 

tv.jpg

 

La tanto tiempo denostada ‘caja tonta’ se está volviendo inteligente. Si echamos la vista atrás y comparamos cómo se veía la televisión en la era analógica con lo que acontece en la actualidad, encontramos notables diferencias.

 

En este tiempo, la transformación de la televisión ha tenido un buen número de protagonistas. Es, en realidad, un conjunto de cambios que están aprovechando un viejo recipiente (el televisor) para adaptarlo a un momento diferente. Veamos los principales hitos de ese camino.

 

1)  La televisión digital frente a la analógica

 

La digitalización de la señal permitió una mayor oferta de canales y una mejora de la calidad de la imagen y sonido. Además, contribuyó a la informatización de la producción y visionado del contenido televisivo y de los medios empleados para su transmisión. Hoy los programas de televisión se han convertido en paquetes de unos y ceros listos para viajar a cualquier parte del mundo a la velocidad de la luz.

 

2) Las plataformas de streaming

 

Los contenidos son visionados bajo demanda, en cualquier momento. Además, han trascendido al televisor, llegando a los diferentes tipos de dispositivos conectados. En todo caso, el gran cambio que han introducido estas plataformas se ha manifestado en la forma de producir televisión. Una porción creciente de la audiencia se va decantando por las superproducciones que ponen en marcha y que, por lo general, difunden en el mundo entero.

 

3) La televisión conectada

 

Ha ensanchado el concepto de contenido televisivo. Gracias a la conectividad del televisor, este aparato se convierte en un receptor audiovisual apto para formatos que pueden llegar a través de internet como, por ejemplo, los vídeos compartidos en las redes sociales. Además, se pueden añadir diferentes capas de información que ayudan a personalizar cómo el espectador quiere ver su programa favorito y a dotar a este de interactividad.

 

4) Formatos de alta definición

 

Las imágenes tienden a tener cada día mayor resolución. Con ello, se logra una mejor percepción de algunos detalles, pero, sobre todo, la posibilidad de tener televisores más anchos.

 

5) La televisión multidispositivo

 

Ver un vídeo en el ordenador era algo raro e incómodo hace solo un par de décadas. Ahora, las pantallas de diversos tipos de dispositivos están inundando de imágenes nuestras vidas. La televisión ha de adaptarse a cada uno de ellos. Ahora es posible comenzar a ver un contenido en un dispositivo y continuar viéndolo en otro. En resumen, la televisión ya no es algo que se produce para ser visto a través del televisor (o no solo).

 

6) Los cambios en los televisores

 

Han llegado sucesivas oleadas de mejora en la calidad de imagen y sonido, pero lo que más ha cambiado ha sido su propia forma. Las pantallas son más grandes y, por encima de todo, más planas. Eso ha supuesto una ventaja de espacio en los hogares, pero también una manera de eliminar residuos. Excepto por la retirada de algunos aparatos más antiguos, ya no se agolpan toneladas de tubos de rayos catódicos de televisores desechados.

 

7) La televisión a la carta

 

Salvo para retransmisiones en directo y poco más, ya no se piensa tanto en que llega la hora de un determinado programa. Más bien, el espectador se sienta frente al televisor en el momento que más le conviene y bucea entre el menú de posibilidades que se le ofrece. 

 

Es seguro que no todo son mejoras. Puede que por el camino estemos perdiendo algunos de los aspectos más emocionales de este medio, como que audiencias millonarias compartan un mismo fenómeno televisivo al mismo tiempo. Sin embargo, hoy nadie puede poner en duda que venimos viviendo una revolución en la forma en la que consumimos contenidos audiovisuales.

 

Por Gonzalo García Abad.

Imagen | Aleks Dorohovich en Unsplash