cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

¿Qué significa que acepto las ‘cookies’ de una web?

Highlighted
Community Manager

¿Qué significa que acepto las ‘cookies’ de una web?

cookies.jpg


Seguramente más de una vez te hayas preguntado por qué después de haber buscado, pongamos por caso, unas deportivas en internet es como si te hubieran leído el pensamiento y solo ves anuncios de zapatillas allá por donde navegas. La respuesta está en las cookies.

¿Qué son las ‘cookies’?

 

Estas ‘galletas’ son ficheros de datos enviados por los sitios web que visitamos y que se almacenan en nuestro navegador con el objetivo de recabar información sobre nosotros. Mayoritariamente, la finalidad de las cookies es recoger todos nuestros movimientos en la red y enviárselos a las empresas y marcas con el objetivo de que nos ofrezcan una publicidad personalizada, según nuestros gustos e intereses. 

 

Las cookies también sirven, entre otras cosas, para recordar nuestros accesos a las páginas web y no tener que introducir nuestras credenciales una y otra vez, mejorando nuestra experiencia de navegación.

Tipos de ‘cookies’

Existen cuatro grandes tipos de cookies: las propias y de terceros; y las temporales y permanentes.

 

  • Las propias se generan en la web en la que hemos entrado, mientras que las de terceros las instala un sitio distinto al que hemos visitado, normalmente los anunciantes. Esto explicaría por qué nos persiguen anuncios de deportivas en todas las páginas web a las que entramos tras realizar una primera búsqueda.

 

  • Las cookies temporales solo duran mientras tenemos la sesión abierta en el navegador y desaparecen cuando la cerramos. Por el contrario, las permanentes recopilan datos más complejos, desde la geolocalización, búsquedas recientes, compras, preferencias de lectura y sitios web que visitamos. La información almacenada de este modo permite a las marcas realizar una especie de rastreo y mostrar publicidad personalizada acorde a nuestras búsquedas. No se eliminan hasta pasado un tiempo (a veces incluso años) o hasta que el usuario lo hace de forma manual.

¿A qué me expongo si acepto las ‘cookies’?

 

Normalmente, cuando queremos acceder a una página web nos encontramos con el llamado "muro de cookies", una ventana que bloquea el contenido e impide acceder a él hasta que marcamos “Aceptar” u “Ok”. Algo que solemos hacer casi sin pensar, en un gesto que significa dar el consentimiento al uso de cookies

 

Recientemente, el Comité Europeo de Protección de Datos ha actualizado sus directrices sobre el consentimiento online y, según estas, aceptar las cookies no significa dar nuestro consentimiento, sino más bien que nos obligan a hacerlo, lo que va en contra del Reglamento General de Protección de Datos.

En cualquier caso, antes de precipitarnos a dar el sí, los expertos recomiendan revisar la política de cookies de cada página en la que entramos, con objeto de conocer cómo puede afectar a nuestra privacidad. La ley obliga a los sitios web a exponer de forma clara y detallada el alcance de tal política para que el usuario sepa a qué se expone.

Las cookies no son malas por naturaleza y aceptarlas permitirá, entre otras funciones, que los navegadores recuerden nuestra configuración, de modo que la navegación sea mucho más fluida y adaptada a nuestras preferencias e intereses. 

Sin embargo, y ahí radica el principal inconveniente, recaban tanta información sobre nosotros que pueden llegar a invadir nuestra privacidad, al crear un perfil muy certero de quiénes somos.

 

Tal y como advierten los expertos en ciberseguridad de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), otro riesgo de las cookies es que, al conectarnos a redes no seguras, como son las redes wifi públicas, un ciberdelincuente podría capturar la cookie que nos identifica frente a una de nuestras redes sociales, pudiendo reenviar esa misma cookie para suplantarnos posteriormente ante esa página web.

 

Para evitar males mayores, los expertos recomiendan eliminar la caché y las cookies de vez en cuando. Si lo hacemos, no pasará nada, salvo que se borrarán algunos ajustes de configuración de ciertas webs (por ejemplo, tendremos que volver a introducir nombre de usuario y contraseña) y algunos sitios puede que vayan más lentos al principio, pues deberán volver a volcar parte del contenido. 

 

Puede resultar tedioso tener que teclear de nuevo nuestras credenciales o esperar a que se cargue la página, pero a cambio nuestra privacidad estará más a salvo

 

Por Patricia M. Liceras

 

Imagen | Tumisu (Pixabay)