cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Así funciona el modo avión

Pe_Jazztel
Community Manager

Así funciona el modo avión

modoavion.jpg

 

 

 

El modo avión es una de esas funciones que tienen todos los dispositivos móviles inteligentes de las últimas generaciones y que, incluso, se ha incorporado a muchos equipos de sobremesa. Sin embargo, no se comprende bien del todo, ya que muchos usuarios tienden a pensar que es algo relacionado en exclusiva con la navegación aérea.

Qué es el modo avión

 

Se trata de una funcionalidad de equipos y dispositivos que permite dejarlos sin ningún tipo de conexión inalámbrica. No podremos acceder a datos móviles, ni recibir llamadas o enviar mensajes. Tampoco podremos, en principio, emplear wifi, NFC, bluetooth, GPS u otras formas de comunicación a través de las ondas. En los últimos años, se ha desarrollado una segunda modalidad de modo avión. En ella, podemos conservar algunas opciones como wifi o bluetooth.

 

Lo que sí podemos tener siempre son otras posibilidades de nuestro dispositivo. Podremos utilizarlo como cámara o linterna, por ejemplo. Además, siempre nos quedará la memoria interna para poder consultar documentos o visualizar o escuchar archivos multimedia previamente descargados.

 

De dónde surge el nombre

 

Es producto de su historia. Nació como una necesidad impulsada por la navegación aérea. Esta emplea todo tipo de conexiones que permiten comunicar al avión con sistemas de control, posicionamiento, etcétera. La irrupción de los dispositivos móviles desató el temor a las interferencias de diferentes aparatos.

 

Sin embargo, en realidad, es técnicamente posible volar sin que los pasajeros activen el modo avión. De hecho, desde 2014, la Agencia Europea de Seguridad Aérea permite esta posibilidad, aunque las compañías tienen la última palabra para decidir qué tienen que hacer los usuarios. Algunas, incluso, han ofrecido la posibilidad de wifi gratuita, aunque ello no impide que soliciten desactivar otras conexiones.

Cómo se activa o desactiva el modo avión

 

En dispositivos Android, lo más sencillo suele ser acudir a los ajustes rápidos. Allí encontraremos un icono con forma de avión, lo pulsaríamos y se colorearía dicho icono, al mismo tiempo que veremos como quedan en sombra todos los que representan opciones de conectividad inalámbrica. En dispositivos con sistema operativo iOS, el funcionamiento sería semejante. Solo tenemos que acudir al centro de control y pulsar el botón del modo avión. 

 

Para desactivarlo, en ambos casos, tendríamos que realizar el proceso inverso. Pulsaremos el mismo botón, pero ahora deberemos tener presente qué opciones de conectividad inalámbrica nos interesan. Por ejemplo, puede que queramos que regrese wifi, pero no bluetooth. Entonces, comprobaremos una por una las opciones que están activadas y cuáles son las que necesitamos en ese momento.

Cuándo emplear el modo avión

 

Es útil en cualquier situación en la que pretendamos evitar que nuestro dispositivo emita ondas. Una de las razones por las que se hace es para evitar interferencias con otros aparatos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no suele ser necesario porque suelen hacer un uso distinto del espectro radioeléctrico.

 

Muchas personas lo emplean para evitar ser interrumpidas por otras. Eludimos de forma temporal sus llamadas, mensajes en redes sociales, correos electrónicos, etcétera. Puede, incluso, ser una herramienta de concentración, pero hay que tener en cuenta que la atención puede desviarse a contenidos almacenados en el propio dispositivo.

 

También hay un uso técnico. Se evita que la búsqueda de la conexión consuma batería, se puede probar un reinicio de las conexiones activando y desactivando el modo avión…

 

En definitiva, el modo avión tiene interés en cualquier tipo de situación en la que queramos interrumpir la conectividad de forma que pueda reanudarse con facilidad más adelante.  Es un buen ejemplo de cómo una función que nace por un motivo muy determinado tiene aplicaciones muy diferentes entre sí.

 

Por Gonzalo García Abad

 

Imagen | Jonathan Kemper en Unsplash