cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Por qué no deberías compartir fotos sin pensar en WhatsApp: así se perdió un premio de 1.200€

Pe_Jazztel
Community Manager

Por qué no deberías compartir fotos sin pensar en WhatsApp: así se perdió un premio de 1.200€

LoteriaWhatsApp_portada.jpg

Compartir experiencias a través de las redes sociales, especialmente en las apps de mensajería instantánea, ya forma parte de nuestro día a día. Sin embargo, deberíamos tomar ciertas precauciones porque a veces no somos conscientes de cuál puede ser el destino de lo que enviamos. En especial si se trata de documentos personales u otro tipo de información sensible.

Cada año se suelen repetir las mismas imágenes en los informativos: afortunados celebrando extasiados un premio de la lotería. Es lógico; la felicidad es mayor cuando es compartida. Los expertos, eso sí, recomiendan cautela ante estos arrebatos de emotividad. Y es un consejo más actual que nunca teniendo en cuenta cuánto nos exponemos.

 

Presumir de premios en red, una mala idea

 

Somos seres sociales y nos gusta sentirnos rodearnos por nuestros seres queridos, física o virtualmente. En los últimos años se ha disparado el uso de las redes, especialmente las de mensajería rápida. Resulta comprensible que, con la emoción, mandemos algún premio a un grupo con amigos. Sin embargo, puede que no sea tan buena idea.

Fe de ello puede dar un ciudadano de Cartagena (Murcia). Guiado por la alegría, compartió una imagen de su boleto ganador en WhatsApp, confiando en que sería motivo común de regocijo. El problema llegó cuando al día siguiente intentó cobrar el importe. En la administración correspondiente le indicaron que alguien había retirado ya el premio, usando el identificador del código de barras.

Gracias a la operación ‘Betmur’ coordinada por la Guardia Civil, el usuario aún mantiene esperanzas de recuperar su dinero, 1200 €. El presunto culpable del delito de estafa era otro joven de una localidad cercana, a quien alguien del grupo le había reenviado la foto con el billete premiado.

Ya lo avisa la propia Guardia Civil: debemos pensar con detenimiento cuál puede ser el alcance de nuestro contenido antes de compartirlo. Aunque confiemos en nuestro círculo más cercano, toda vez enviado el mensaje nunca podremos estar seguros de dónde puede acabar aterrizando. Más importante aún cuando se trata de un boleto ganador.

 

Algunos consejos de seguridad antes de compartir 

 

Aunque este caso resulte un poco extremo, es habitual enviar billetes de lotería a través de este tipo de aplicaciones. Muchas veces las apuestas se comparten con amigos o familiares y, de hecho, dejar constancia ‘por escrito’ en estos canales puede llegar a ser de utilidad.

 

LoteriaWhatsApp_redes.jpg

Si lo vamos a hacer, eso sí, se recomienda crear nuevos grupos de WhatsApp o Telegram que incluyan solo a los implicados. Debemos especificar también cuál es el acuerdo concreto. Y otra buena idea es no borrar el grupo e incluso guardar una copia local de los mensajes. De este modo, al tener testigos, nos evitaremos sustos económicos y alguna que otra decepción. 

Hay más consejos apropiados si se da el caso de tener que compartir por estas redes otros documentos sensibles como facturas, presupuestos, datos bancarios o nuestro DNI. Si no podemos usar el correo electrónico, que siempre será mejor opción, al menos debemos mantener el dispositivo siempre actualizado. En cuanto a las aplicaciones en sí, conviene activar la verificación en dos pasos y tener mucho ojo con programas no oficiales. 

Herramientas de mensajería como WhatsApp, Telegram y Signal cuentan con cifrado de extremo a extremo, pero es imposible estar seguros al cien por cien de cómo se va a cuidar nuestra información al otro lado del hilo. Como los principales problemas de privacidad se deben normalmente a un exceso de confianza, el sentido común será siempre nuestra mejor defensa. Y si llegamos a una situación complicada, lo mejor es solicitar el asesoramiento de un profesional especializado.

 

Por Pablo Vinuesa.

Imágenes: Adrià Crehuet Cano en Unsplash | Adem AY en Unsplash