cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

¿Qué significa que una pantalla tenga más o menos hercios?

Pe_Jazztel
Community Manager

¿Qué significa que una pantalla tenga más o menos hercios?

Qué significa que una pantalla tenga más o menos hercios.jpg

 

Las pantallas de nuestros ordenadores, televisores y smartphones nos muestran una sucesión muy rápida de imágenes. La velocidad a la que se actualiza este contenido ocurre a intervalos regulares, y es lo que se conoce como tasa de refresco. Se mide en hercios (Hz) y representa el número de veces que se actualiza la imagen en la pantalla cada segundo

 

Así, una frecuencia de 60 Hz significa que en realidad el monitor está refrescando 60 veces la imagen en un solo segundo; uno de 144 Hz actualizará todos sus píxeles 144 veces por segundo y uno de 240 Hz, 240 veces. Por lo tanto, una pantalla de 120 Hz es el doble de rápida que un panel de 60 Hz y cuatro veces más rápida que un viejo televisor de 30 Hz, lo que ha permitido eliminar los antiguos ‘saltos’ de imágenes a medida que se refrescaban y que las transiciones de las animaciones sean más fluidas y suaves.

 

Actualmente, la gran mayoría de las pantallas de televisores, smartphones y monitores son de 60 Hz, aunque en los últimos tiempos en esta última categoría han proliferado los paneles que alcanzan mayores frecuencias de refresco, de hasta 144 Hz, destinadas especialmente al público gamer. Ahora, con el auge de los juegos para móviles, los fabricantes han decidido integrar en sus nuevos terminales pantallas con mayores tasas de actualización y nos encontramos en el mercado con modelos que funcionan a 90 Hz, e incluso, a 120 Hz.

 

Fluidez al interactuar con el móvil

 

Esta mayor rapidez de refresco no solo se nota en la mayor fluidez con la que se muestran las animaciones que aparecen en pantalla, sino en la suavidad con la que se pueden realizar acciones tan cotidianas como hacer scroll en una página web, desplazarse por los menús del sistema y moverte por las aplicaciones instaladas en el terminal.

 

Ahora bien, ¿deberíamos tener en cuenta esta nueva tendencia tecnológica a la hora de comprar un teléfono? Como en casi todo, depende.

 

Para los jugadores asiduos, es importante tener una tasa de actualización rápida que les permita no perderse ningún detalle en plena acción, maximizando su rendimiento, y disfrutar a tope de la experiencia de juego. Eso sí, en esta no solo influye la tasa de refresco de la pantalla, sino también la velocidad del panel táctil, es decir, la frecuencia de muestreo táctil. En un juego de acción, los milisegundos que pasan entre que tocamos la pantalla y se envía la orden al procesador son vitales para seguir o no en el juego. De ahí la importancia de tener en cuenta la tasa de refresco y la de muestreo táctil a la hora de decidirse por un modelo de móvil u otro, además de que necesitaremos un procesador robusto para que la experiencia sea completa.

 

Mayor consumo energético 

 

En el lado negativo, a mayor número de hercios, y, por tanto, mayor frecuencia de actualización, tendremos más fluidez a costa de un mayor consumo energético, lo que se traduce en una menor autonomía del móvil. Las pantallas de 90 Hz y superiores reducen la vida de la batería, lo que ha hecho que muchos fabricantes no se hayan animado aún a introducir esta característica en sus últimos modelos. A esto se suma el hecho de que la tasa de refresco añade dificultad a la hora de construir un panel de calidad, que además debe contar con buen brillo, nitidez, ángulos de visión y estar bien calibrado.

 

Para un usuario medio, aunque es un avance la fluidez y sensación de suavidad que se aprecia al interactuar con el móvil, quizás esta prestación no sea lo suficientemente importante como para basar la decisión de comprar en ella, siendo recomendable valorar también otros aspectos.

 

En cualquier caso, si considerando todos estos detalles uno está convencido de que un móvil con esta característica sería ideal, existen interesantes opciones en el mercado. Una oferta que no hará más que ampliarse, pues los smartphones con altas tasas de refresco se han convertido en una de las tendencias protagonistas en el sector de la telefonía móvil que parece haber venido para quedarse.

 

Por Patricia M. Liceras

Imagen | Rob Hampson (Unsplash