cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Cómo convertir tu ‘smartphone’ en un ‘router’

Highlighted
Community Manager

Cómo convertir tu ‘smartphone’ en un ‘router’

 

movilrouter.png

 

 

En muchos hogares y sitios públicos, como bibliotecas, colegios, hospitales u hoteles, ya hay redes wifi que satisfacen las necesidades de conectividad de cualquier usuario. Sin embargo, todavía existen espacios en los que la conexión por este tipo de redes inalámbricas o por el tradicional cable Ethernet no es tan fácil. Para esos momentos en que el wifi es inexistente o tiene la señal muy débil, nuestro móvil puede ser la solución.

 

Hoy, cualquier smartphone provisto de Android o iOS y con una tarifa mínima de datos se puede convertir, tras seguir unos sencillos pasos, en todo un router que permite conectar a internet otros equipos, como portátiles o tablets propias o de terceros.

 

Con unos cuantos clics, nuestro teléfono móvil se transformará en un hotspot, dando cobertura de datos al resto de dispositivos que carguemos con nosotros. Es una opción ideal para cuando estemos de viaje o en tránsito y no podemos engancharnos a una red wifi fiable. Y también sirve para que otros que no tienen tarifa de datos accedan a internet a través de nuestro móvil. 

¿Cómo se hace en Android?

 

En Android esta posibilidad está disponible desde hace varios años. Y el nombre dependerá de la personalización del sistema operativo que haya hecho el fabricante del móvil: en unos casos se llamará hotspot, en otros zona wifi portátil y en otros compartir datos móviles. El apartado en cuestión lo encontraremos siguiendo esta ruta: Ajustes > Conexiones inalámbricas > Zona wifi portátil.

 

Una vez ahí, activaremos la zona wifi, cambiando la contraseña aleatoria que viene por defecto por una personalizada. También será el momento para determinar el tipo de cifrado (suele venir por defecto el WPA2 PSK), el número de minutos a partir del cual la red wifi se apaga en caso de inactividad y el número máximo de aparatos conectados que soportará. Para evitar sorpresas desagradables, también podremos establecer un límite de datos de bajada.

 

Una vez hayamos establecido estos parámetros básicos, ya podremos ir a nuestro portátil o tableta para buscar la red wifi creada con el móvil y entrar en ella tras escribir la password de seguridad que hemos dado. Para agilizar el proceso la próxima vez que nos conectemos a internet a través del móvil, podemos guardar la red móvil en el portátil.

¿Cómo se hace en iOS?

 

En el iPhone, el proceso de convertir el móvil en un router también es muy sencillo. Para activar la función hay que ir a Ajustes > Datos móviles > Punto de acceso personal. Después solo habrá que activar el botón para que el iPhone comience a actuar como un router.

 

Como en el caso de los dispositivos Android, también podremos cambiar el nombre y la contraseña que nos da el teléfono por defecto. De esta forma, nos será más fácil a nosotros y a personas de confianza reconocer la red y recordar la password.

 

La contraseña deberá tener al menos 8 caracteres ASCII, es decir, que se puedan encontrar en un teclado basado en el alfabeto latino. Si recurrimos a caracteres chinos o rusos, es probable que tengamos problemas para que otros dispositivos se conecten.

 

Una vez cambiada la contraseña, lo único que quedará por hacer será buscar en otro dispositivo la red wifi creada con el iPhone y conectarlo consignando la password que le hemos dado. Un último detalle: en el momento en que usamos nuestro iPhone como router, la barra de estado se vuelve azul y muestra cuántos dispositivos hay conectados.

 

Juan I. Cabrera
Imágenes | Omar Prestwich/Unsplash